Nuevos horizontes para el profesional jurista

Un estudio a 200 asesores internos refleja que su función es ya más de liderazgo y gestión y, en menor medida, una labor técnica-jurídica. Sólo el 12% cree que el negocio está contaminando a los letrados.
El director jurídico es cada vez más gestor y menos abogado Ampliar foto
Las funciones de los asesores jurídicos internos de las compañías están cambiando debido a la propia a transformación del papel del abogado de empresa y el cumplimiento normativo (compliance). El director jurídico debe realizar cada vez más una función de gestor, con procedimientos, métricas y valoraciones presupuestarias, más allá de su conocimiento técnico legal, según concluye el Estudio de mercado 2014, elaborado por Iberian Lawyer entre 200 empresas en España. Un 68% de los encuestados afirma que esto se debe a la creciente demanda de trabajo y responsabilidades desde diversos ámbitos de la empresa.
Varios de los encuestados sostienen que más allá de las responsabilidades técnico-jurídicas, el director legal se está convirtiendo en un líder que debe dirigir un equipo de trabajo dinámico, que se comprometa con el negocio de la compañía, conozca el modo de motivar a su equipo, gestione sus recursos inteligentemente y está capacitado en materias relativas al core business. Sin embargo, este hecho no parece ser un problema para la mayoría de los in-house, que ve con buenos ojos esta función más comprometida e interiorizada con el negocio de la organización. Sólo el 12% de los encuestados considera que el negocio está contaminando al abogado.
En un periodo de crisis como el actual, algunos abogados que han participado en el estudio creen que uno de sus roles ha significado «evitar que la dirección realice barbaridades extremas». En este sentido, un 62% afirma que esta encrucijada también la integra la figura del compliance officer, función que muchas veces es ejercida por el director jurídico, lo cual se cuestiona por existir un posible «conflicto de interés» al tener las dos funciones u obligaciones contrapuestas, convirtiéndose el abogado en juez y parte.
Sólo el 37,5% de los encuestados afirma que el aumento de tareas se refleja en una subida de sueldo
Por otra parte, el estudio ha detectado un ligero incremento con respecto a 2012 de la presencia del abogado interno en la toma de decisiones del negocio y de la estrategia de la compañía. Pero sólo un 15% de los encuestados tiene un cargo en el consejo de administración y/o de secretario general.
Perfiles
Dentro de los perfiles más demandados por las áreas legales de las compañías destacan el abogado senior especializado de entre 5-7 años de experiencia, con conocimientos en algún área o sector específico, y el abogado generalista junior (2-4 años de experiencia) con perfil multidisciplinar.
De los resultados del informa se aprecia que los sectores empresariales más regulados (financiero, seguros, transportes, telecomunicaciones) presentan equipos jurídicos más especializados, mientras que los otros sectores (servicios, consumo, industria) presentan departamentos que cuentan con un perfil de abogados más generalistas o también llamados «todoterreno». Dentro de las responsabilidades que asumen los departamentos jurídicos, el 90% de los encuestados realiza tareas de legal (corporate) y del total, un 65% de ellos asume la responsabilidad de compliance. Un 20% tiene a su cargo también la responsabilidad social corporativa.
En cuanto a los presupuestos de las asesorías internas de las empresas, se constata que han permanecido en general inalterados con mínimas variaciones, en relación al estudio efectuado hace dos años. De los resultados obtenidos en 2014, el 32,3% cuenta con un presupuesto para gastos legales mayor a 1 millón de euros, mientras que el 25% menor a 450.000 euros.
Salarios
Referente a los salarios de los letrados in-house, casi un 50% de los encuestados afirma que la retribución no ha ascendido al ritmo del incremento de responsabilidades, mientras el 37,5% sostiene que este aumento de tareas sí permite un incremento entre el 10% y el 20%.
El estudio ha constatado que las tablas salariales varían mucho dependiendo de la empresa y del sector. Pero el 44,3% de los encuestados sostiene que el cargo del director legal tiene un rango salarial mayor a 100.000 euros anuales. España se sitúa por debajo de la media de los países de su entorno, con menor sueldo que Alemania, Italia, Francia o Reino Unido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Régimen Matrimonial entre extranjeros fuera de España y que, posteriormente se trasladan a vivir a Mallorca.